Cómo evitar los golpes de calor en perros y gatos durante el verano

¡Pet Lovers! Ahora que el verano ya está aquí, hay que prestarle aún más atención a las mascotas, puesto que pueden sufrir un golpe de calor.

Las altas temperaturas son un gran problema para los perros y los gatos, puesto que éstos no tienen glándulas sudoríparas. Su única manera de combatir el calor por sí mismos es mediante el jadeo, el sudor/calor que expulsan por las almohadillas y zonas con poco pelo, y lamiéndose.

Se debe tener especial cuidado con los perros y gatos cachorros, y los ya mayores. Y sin olvidar a los que tengan el pelo negro, puesto que absorben más el calor.

Síntomas

Al aumentar tanto y tan de golpe la temperatura del cuerpo del animal, puede sufrir varios daños.

Se muestran síntomas evidentes, como los que os decimos a continuación:

  • jadeo
  • salivación excesiva
  • alteración de las pupilas
  • mucosas de colores pálidos, lilas, azules, rojos…
  • hiperactividad
  • aumento de la frecuencia respiratoria
  • vómitos
  • aumento de la frecuencia cardíaca
  • temblor
  • convulsiones
  • desmayo
  • coma

Los golpes de calor son algo muy serio, ¡pueden incluso causarles la muerte en minutos!

Tratamiento

Si detectáis el más mínimo síntoma de los mentados anteriormente, ¡corred al veterinario urgentemente!

Pero antes de ello se ha de intentar bajar la temperatura corporal del perro o gato como sea.

Para ello, primero se lo ha de apartar de la fuente de calor, y llevarlo a un sitio más fresco. Con la ayuda de paños o similares, proseguir aplicando frío en las zonas más clave, como la cabeza, el vientre, nariz, cuello, ingles, axilas… Para así conseguir que se refresque la sangre que va hacia el cerebro.

Podéis aplicar un chorro de agua no muy fría (y sobre todo nunca congelada, o el shock puede ser mayor).

Para el trayecto, es fundamental no hacerles andar, ya que seguramente ni puedan hacerlo en condiciones y por ello tal esfuerzo resulte peor. Podéis llamar al veterinario en caso de que el animal sea tan pesado que no podáis moverlo, o que no dispongáis de un medio de transporte rápido. En ese caso os comunicarán que podéis seguir haciendo de mientras.

Una vez en el veterinario es más que probable que tu mascota se quede ingresada. Será fundamental un chequeo en profundidad, y tener al animal en observación.

Prevención

Es esencial saber cómo evitar los golpes de calor en perros y gatos durante el verano, para que directamente las mascotas no tengan que pasar por algo tan desagradable. ¡Es nuestra responsabilidad garantizar su perfecta salud!

  1. Evitar que estén mucho rato al sol, especialmente en días muy calurosos.
  2. Darles de beber a menudo, para fomentar la correcta hidratación del animal. Sobre todo en los gatos, que suelen beber mucho menos que los perros.
  3. Proporcionarles siempre agua fresca. Y ponerles tanto el bebedero como el comedero en lugares más frescos de la casa o el exterior.
  4. Jamás dejarlos en el coche solos aunque las ventanas estén abiertas o esté a la sombra (la temperatura aun así puede elevarse a muchísimos grados). Y poner siempre el aire acondicionado si es posible (en caso negativo, podéis humedecerles la cara con un paño, por ejemplo).
  5. Cortarles el pelo para que estén más fresquitos.
  6. Sacarles a pasear en las horas de menos calor.
  7. En los perros, hay la opción de usar chalecos refrigerantes.

Más artículos
Las patas de los gatos curiosidades
Las patas de los gatos: curiosidades